Expo Lighting America 2020: Cansancio y declive


Del 25 al 27 de febrero se desarrolló la Expo Lighting America 2020. La ELA es por mucho la feria de iluminación más grande de México, y por varios años, la más importante en América Latina. Similar a otras ferias internacionales, como Lightfair o Light & Building (p.e.), es una oportunidad clave para mostrar las últimas tendencias en iluminación, principalmente de producto, aunque también de diseño. Congrega a fabricantes, distribuidores y diseñadores en una serie de stands acomodados a lo largo del Centro Citibanamex.


Además de ser un punto de encuentro entre productos y diseñadores, la ELA se ha dedicado a traer workshops, instalaciones lumínicas efímeras, y conferencias de personalidades internacionales en el mundo de la iluminación.

Sin duda es un evento con un peso organizativo muy elevado y de primer nivel, ya que incluso, a diferencia de otras ferias de iluminación, el ingreso a todo es gratuito, con previo registro. Sin embargo, parece ser que llegó a su cúspide en ediciones pasadas, y ha comenzado ya un lento declive del evento. Aquí mis comentarios.

Fin del mítico túnel de la ELA.
En cada edición, era un deleite ingresar al piso de exhibición y pasar por un túnel lleno de iluminación dinámica, repleto de estética. El tunel además era paso obligado para ingresar a la ELA, con lo cual se transformaba el espacio por completo, haciéndote sentir como si llegaras a otro lugar totalmente distinto. No faltaba quien quisiera tomarse más de una foto, convirtiéndolo además en un punto clave de marketing, con hashtag y todo.

Este túnel era diseñado o patrocinado por Signify (antes Philips Lighting), y en esta última edición, no estuvo presente, ni el túnel, ni Signify. No es exclusiva su ausencia de la ELA, ya que Signify anunció que tampoco se presentaría en Light & Building debido al alza de la pandemia por el coronavirus, incluso aunque se pospusiera el evento, lo cual finalmente ocurrió.

Recuerdo que cada año nos preguntábamos: "¿ahora qué hará Philips?", en alución a este pabellón de acceso. Era una expeirencia que esperabas vivir en cada edición. Finalmente, no hubo túnel, y el pasillo de ingreso a la ELA fue sustituido por una serie de esferas de luz RGB motorizadas mediante poleas para ascender y descender. Desconozco las circunstancias que se tuvieron para preprarar esta instalación, pero pudo haber sido una excelente oprtunidad de darle un giro al pabellón de acceso mediante una convocatoria para diseñarlo, y así tener una gran novedad para cada edición, que siga cnvirtiéndolo en una experiencia única.

Túnel de la ELA en la edición 2015.

  Acceso a la ELA 2020.

Más marcas importantes ausentes.
Ya mencioné la ausencia de Signify para este año, marca que en ediciones anteriores competía para tener el mejor stand de toda la feria, tanto en tamaño, como productos, y como diseño.

Y no ha sido la única. Marcas como Acuity Brands, Beghelli y Prommsa se han sumado a las grandes ausencias., o como Cooper Lighting (ahora también parte de Signify), que se ha negado a traer todas sus diferentes lineas de luminarios a exhibición. Acuity era incluso una marca que competía junto con Signify por el mejor stand. Incluso es prácticamente imposible ver a la ELA convertirse en el evento magno de presentación de nuevos productos a nivel mundial, o incluso ver llegar a marcas de renombre de otras latitudes.

Cada vez menos stands en el piso de exhibición.
Cantidad no es igual a calidad, y en la ELA ese ha sido un proceso que ha venido año con año. Recuerdo la primera edición a la que tuve oportunidad de asistir, por allá del 2013, en donde estaba el piso repleto de stands, teniendo incluso una sección dedicada a los fabricantes orientales. Eso ha cambiado edición tras edición, y ahora sólo se ha ocupado una fracción del espacio que utilizaba antes la feria.

Aunque ciertamente, es irresponsable decir que, al ser la cantidad de expositores menor, la calidad haya mejorado. En esas primeras ediciones a las que asistía, había un sinfín de eventos simultáneos, entre conferencias, workshops y presentaciones de producto. Ahora, eso ha sido casi nulo. Además, platicando con algunos expositores, la afirmación era la misma: esta fue la última edición en la que se presentarían.

Menos swag.
Algo que te persuade a acercarte a un stand en cualquier tipo de evento, siempre ha sido el swag, es decir, toda esa cantidad de mercancía de regalo que suele haber en este tipo de eventos. Eso ha caído también, en esta última edición era casi imposible encontrar desde bolsas (para cargar catálogos y flyers de los expositores), hasta botellas para agua, e incluso plumas. Por alguna razón, eso ya no fue un elemento de marketing en esta edición, pudiendo observar cómo era menos la gente que se acercaba a los stands.

Y parece que como cascada, tampoco era fácil conseguir catálogos impresos. Quizá puede ser como una medida "paperless", aunque nunca se desprecia la sensación de sentir el papel. Era difícil que te dieran un catálogo, más a los talentos emergentes o estudiantes, muchos de los cuales verdaderamente estaban interesados.

No hubo copias impresas de la edición 2020 de Lights & Inspiration.
Y si conseguir catálogos impresos fue un martirio, algo verdaderamente triste fue que no se imprimió la edición 2020 del libro insignia de la ELA: Lights & Inspiration.

Nuevamente, las decisiones pudieron haber sido por ecología, presupuesto, cambio de rumbo de la publicación, etc. Sin embargo, esa sensación de tener en las manos un libro, tan lleno de calidad tanto en su contenido como en sus materiales de fabricación, como históricamente lo ha sido L&I, se ha perdido.

Los Construlita Lighting Awards: polémicas.
Algo que sin duda llegó a avivar a la ELA, ha sido la entrega de los Consturlita Lighting Awards, marca mexicana que, además de crecer año con año su stand para la feria, tanto en calidad como en diseño, premia al diseño de iluminación como pocos lo hacen a nivel internacional. 

No hace falta especificar productos de Construlita para participar, ni pagar una cuota de inscripción o radicar en México, sólo con tener proyectos de iluminación representativos, diseñados y construidos en el último par de años y que apliquen en alguna de las diversas categorías de concurso. Para esta edición, con al menos 130 proyectos inscritos, y con un jurado experto en iluminación, se anunció a los ganadores.

En la categoría de iluminación interior, ganó el proyecto Interestellar. Posterior a la premiación, platicando con varios lighting designers, el argumento era el mismo: no debía ganar una instalación efímera esa categoría (idea para Construlita, que integre esta categoría). La segunda polémica comentada, es como parecer que el galardón envuelve a jueces y ganadores constantemente; juez en una edición, ganador en la otra. Sin duda esto último poco tiene que ver con el mérito o calidad de los proyectos, pero sin duda, es algo polémico.

Un evento del gremio para el gremio.
Y al final, lo que parece estar ocurriendo es que el evento se ha convertido en una feria del gremio y para el gremio: Iluminadores y amigos fabricantes en sana convivencia. Quizá es casualidad, porque realmente hay pinceladas que buscan democratizar a la ELA: el pasillo de novedades, el espacio para nuevos talentos, y nuevamente, el que sea un evento gratuito así lo demuestran. Sin embargo, es difícil encontrarse con arquitectos, contratistas o ingenieros que vayan al evento encontrando soluciones que hagan la diferencia en pro de la profesión, e incluso estudiantes que se enamoren de la iluminación.

¿Cuál podría ser el futuro de ELA?
La ELA parece un evento cansado. Quizá debamos dejarla descansar un poco y despedirnos de las ediciones anuales para convertirlas en una bienal de iluminación. Quizá tenga que sumarse a la cartera de otros eventos de electricidad, construcción y sustentabilidad para armar un hub más grande, similar a lo que ocurre Euroluce (parte del Salone del Mobile, en Milán), o quizá tenga que cambiar su estructura de raíz, promoviendo la llegada de más marcas internacionales, e incluso que se convierta en el evento de presentación internacional de nuevos productos de las marcas más prestigiadas. Sea cual sea el caso, se requiere un punto de inflexión para que no perdamos la historia que tiene Expo Lighting America, y no deje de ser la feria más importante de la iluminación, no solo de México, sino de América Latina. He asistido a la ELA desde 2013, una feria a la que le debo mucho.

Construlita Lighting Awards

Con colaboraciones de Paulina Medina Vázquez
Fotos: Alejandro Carrillo Romano.

"Nacemos de la luz, las estaciones se sienten a través de la luz, sólo conocemos el mundo tal como es evocado por la luz."

Louis Kahn - arquitecto

Volver arriba ↑

¡Gracias por visitarnos!

Luz desde Santiago de Querétaro, México

© Wawa Lighting Design Project | 2016- | Derechos Reservados | Mapa del Sitio